Origenes de la cerveza IV (Edad media)

Hace tiempo me dedique a escribir sobre la historia de la cerveza y he decidido retomar esta parte del blog que deje inacabada siguiendo por donde me quedé.

Pasada la época greco-romana y sus luchas entre vino y cerveza llego la edad media europea con el auge del cristianismo, la creación de ordenes monásticas y las leyes católicas.
Debido a una ley católica que era el ayuno en cuaresma donde solo estaba permitido tomar prácticamente líquido ilimitadamente y la comida era reducida al mínimo, los monjes de los monasterios empezaron a elaborar cerveza ya que era una bebida que alimentaba bastante para así amortiguar los efectos del hambre.

Con el tiempo los monjes comenzaron a coger afición a la elaboración de la cerveza creando nuevas cervezas más complejas y no simplemente la básica para evitar el hambre.
La cerveza se convirtió en una de las bebidas más consumidas de la época y se empezaron a crear fabricas de cervezas también fuera de los monasterios.

Se crearon muchísimas normas y decretos para la elaboración de cerveza como por ejemplo el llamado derecho de mezcla que prohibía el lúpulo en la cerveza ya que restaba importancia al trabajo de los maestros cerveceros, el Reinheitsgebot llamado mas comúnmente ley de pureza alemana donde dictaba una serie de normas para la elaboración de cerveza como la de utilización de únicamente malta, lúpulo y agua.

Muchas de las grandes cervezas que perduran en nuestros días fueron creadas en la edad media y continúan hasta nuestros días con apenas unas pequeñas variaciones.

1 comentarios:

Pivní Filosof on 11 de diciembre de 2009, 17:16 dijo...

La Reinheitsgebot a la que te referís no es alemana sino Bávara y los ingredientes no eran malta, etc, sino cebada.

Son muy pocas las cervezas de la edad media que perduran hasta hoy día. En algunos casos (cuestionables, muchos) las cervecerías sí siguen existiendo, pero las cervezas que hacían entonces eran muy distintas a las de hoy día.

Aquellos lugares donde el uso del lúpulo estaba prohibido era porque sus leyes cerveceras obligaban al uso del gruit, el cual era preparado y comercializado por monopolios que estaban conectados a, sino eran propiedad de, el noble local o la iglesia, quienes utilizaban el gruit como una herramienta de recaudación de impuestos.

Dudo mucho también que los monasterios hubiesen empezado a elaborar cerveza solamente como substituto de alimentos sólidos durante la cuaresma, porque también elaboraban (y algunos lo siguen haciendo) hidromiel, licores y vinos.

Hay que investigar un poco más...

Publicar un comentario

 

Malta Nostrum Copyright© 2009

Creative Commons License