Cervezas Santas Vs. Diabólicas (III)

Retomo una vieja disputa colgada con anterioridad, en la que hice referencia a las cervezas diabólicas, -aunque todavía queda mucho por hablar de éstas, son breves referencias a las que dedicaré un último capítulo, junto con cervezas santas minoritarias y las conclusiones-. Consecuentemente, las próximas ediciones de esta inusual "confrontación" se centrarán en las cervezas santas más destacadas.



1.-St. Sebastiaan
Cerveza belga de gran calidad, englobada en las cervezas de abadía, todas sus variantes son embotelladas en cerámica, con tapón a presión -algo que los entendidos agradecerán, ya que potencia el sabor de la cerveza y además de mantener todas las propiedades de la misma, permite degustar de la misma matices que en cristal se pierden.
Perteneciente a Brouwerij Sterkens, una compañía belga que fabrica y distribuye, además de St. Sebastiaan, St. Paul -a la que dedicaré otro apartado-, la cerveza Hoogstraten Porter y la difícilmente pronunciable Bokrijks Kruikenbier.
En España podemos encontrar sin excesiva dificultad las modalidades Dark y Grand Cru, si bien el precio es bastante caro. Las modalidades Golden y Grand Resérve se consiguen, bien por Internet o en cervecerías especializadas.

ST SEBASTIAAN GRAND CRU (7,6%)
Tipo strong ale, de alta fermentación en botella. Poca espuma de color beige y con burbuja grande. Cuerpo medio-robusto, de color marrón anaranjado o ambarino, con muchísimos sedimentos de levadura flotando. Carbonatación alta que puede afectar al sabor, dándole unos toques similares al cava. Olor muy dulce, afrutado y con notas de frutos secos tostados. De sabor también muy afrutado, con notas de malta tostada y licor similar al vino espumoso así como un amargor ligero que ayuda a que la cerveza no resulte empalagosa.

ST SEBASTIAAN GOLDEN (7,7%)
De triple fermentación, su color -oro brillante con una tonalidad naranja- resulta característico.
Su olor es afrutado -con matices de albaricoque, mandarina, piña y plátano- con aromas secundarios a miel. En el sabor -con cuerpo y un dulzor moderado- las frutas tropicales tienen gran peso, aunque posee notas de malta, pimienta y regaliz. Al igual que en la Grand Cru, la carbonatación puede afectar levemente al sabor.

ST SEBASTIAAN DARK (6,9%)
Cerveza de gran interés y quizá la más compleja de las St. Sebastiaan, de doble fermentación. El olor es inconfundible a madera, aunque su aroma, ligeramente afrutado, posee un matiz a pasas.
En cuanto al sabor, nuevamente su carbonatación influye, dejando una sensación cremosa en la boca. Destaca el carácter afrutado que se mezcla con los rasgos de la malta, a lo que añadir notas leves a tierra y a frutos secos.

ST SEBASTIAAN GRAND RESÉRVE (10%)
De tipo Strong Pale Ale, su aspecto es de color dorado fuerte, con tonalidades naranja ambarino.Su olor, de gran similitud a la Westmalle Tripel, se caracteriza por las especias, peras y cítricos, débilmente a manzanas y aromas florales, lo que le confiere una agradable sensación de frescura. El sabor, consecuentemente está relacionado nuevamente con las especias, peras y cítricos, si bien hay que añadir levaduras belgas, pimienta y cilantro, lo que no le resta una cierta dulzura. Como en las anteriores, la carbonatación influye al paladar.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Malta Nostrum Copyright© 2009

Creative Commons License