Cervezas Santas Vs. Diabólicas (IV)

Como lo prometido es deuda y en la edición tercera trataba las cervezas St. Sebastiaan de la Brouwerij Sterkens, creo conveniente continuar el peculiar recorrido por las cervezas "santas" con otras cervezas de la misma casa, como las St. Paul.
También en este cuarto capítulo quiero hacer una reseña sobre las más que destacadas cervezas St. Benoît.
La quinta edición tratará de forma íntegra sobre las St. Bernardus, sus variedades, clasificación, historia, características propias, etc., siendo la sexta la última, referente a otras variedades menores, tanto de "santas" como de "diabólicas" y las conclusiones.

Una de las variedades más destacadas de St. Paul

2.-St. Paul
Al pertenecer también a Brouwerij Sterkens, no creo necesario añadir nada sobre la citada empresa cervecera ya que se encuentra en el capítulo anterior, si bien la comparación con la St. Sebastiaan se hace necesaria, aunque sea en forma de breve reseña.
Las cervezas St. Paul son de menor graduación media que las St. Sebastiaan y están embotelladas en vidrio, a excepción de la double y la triple, que se pueden encontrar en cerámica en su formato de 500 ml. (muy recomendable). Son además cervezas que no se suelen encontrar más que en lugares especializados por lo que su degustación se nos hace más complicada. Al igual que St. Sebastiaan se fabrican cuatro tipos, aunque difieren en sus modalidades.

ST. PAUL BLOND (5,3%)
De alta carbonatación, con una espuma muy cremosa, posee un aroma dulce y muy característico, a especias, azúcar y de forma más secundaria a lúpulo. Las notas finales son afrutadas -especialmente cítricos-, lo que le confiere un ligero amargor, convirtiéndola en una cerveza muy equilibrada.

ST. PAUL SPECIAL -O SPECIALE- (5,5%)
De color ambarino oscuro, esta modalidad de alta carbonatación posee un aroma especiado y sabor ligeramente amargo, combinado con notas a mantequilla, jengibre y azúcar moreno
Su espuma, de color beige, no demasiado consistente puede alcanzar un dedo y medio de grosor, aunque se reducirá notablemente en poco tiempo.

ST. PAUL DOUBLE (6,9%)
De carbonatación más bien baja, son perceptibles los aromas a chocolate y especias. De cierto sabor a chocolate amargo y cuerpo medio, tostado, es una cerveza con una perfecta combinación entre lo dulce y lo amargo.

ST. PAUL TRIPLE (7,6%)
Cerveza con mucho cuerpo, afrutado, seco y firme. Tiene un aroma de lúpulo fino y un peculiar amargor al paladar.
Como ya he citado, tanto esta variedad como la double poseen una presentación en cerámica de 500 ml, cambiando su degustación, por las propiedades del material.



Logo de las cervezas St. Benoît

3.- St. Benoît
La siguiente variedad de cervezas "santas" pertenecen ya a La Brasserie du Bocq (belga, fundada en 1858), responsable, entre otras, de cervezas como la Gauloise o las frutales Brussels , que elabora también la interesante cerveza de abadía St. Benoît, que homenajea al santo fundador de la orden benedictina.

ST. BENOÎT BLONDE (6,3%)
De color amarillo pajizo aroma afrutado con un ligero sabor de lúpulo y un ligero amargor, agradablemente suave.
Entre las recomendaciones para su degustación, resulta interesante para tomar con carnes blancas, aves y quesos duros.

ST. BENOÎT BRUNE (6,5%)
La Brune es, obviamente, de color marrón oscuro, con destellos rojizos, espumosa -ésta de color beige, consistente- y con un sabor ligeramente afrutado, con matices de caramelo y especias y algo más levemente a regaliz, con un amargor moderado.
En este caso, conviene tomar esta cerveza con carnes rojas y el resto de variedades de queso (altamente recomendable con los más suaves).

Fuentes: BeerAdvocate, Sterkesbrew.be, Ratebeer, Bocq.be y BeerStore.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Malta Nostrum Copyright© 2009

Creative Commons License